viernes, 10 de diciembre de 2010

BARBARIE

Por fuera de las murallas de la ciudad, pura y blanca, hay un territorio desconocido e inexplorado.
Ese desconocimiento genera la proliferación de mitos y mentiras sobre ese territorio vasto e inasequible del que solo se sabe que es casi infinito.
En las tierras extramuros - lejanas y oscuras - proliferan pueblos. Y esos pueblos suelen estar acostumbrados a la vida rústica y rural que solo permite luchar contra las inclemencias de la naturaleza para sobrevivir.
Sus artes no suelen ser la ciencia ni la filosofía; sino la construcción de una cultura guerrera, de lucha y de conquista de sus tierras. A estas luchas le sigue la paz y el progreso de la vida industriosa.
Generalmente el clima y el ambiente ha marcado sus cuerpos, y los colores de la naturaleza son los que visten.
Podría seguir, pero lo que quiero dejar como mensaje aquí es que aquello que está fuera de las murallas termina primando sobre el circulo cerrado de la civitas.
Y las sociedades desarrolladas son eso, la instancia de mestizaje entre la ciudad y su periferia, el centro y los contornos. No existe sociedad desarrollada si no hay traspasos entre lo uno y lo otro y no existe - curiosamente - lo uno si no hay lo otro.
Macri se define a si mismo en base a la otredad que intenta crear. Lo que no se da cuenta es que esa otredad somos todos nosotros.
No puede querer gobernar un país quien cree que la solución de gobernar una civitas es cerrarla entre murallas como lo hacían los monarcas medievales que se aislaban en su principado.
Así, sin comprender el todo que significa ver más allá de las murallas, le será imposible gobernarla.
No se puede gobernar lo que no se conoce. Y Macri no conoce.

(Kanistas van a votar a al Gran Kan en 1.180 d.C.)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Son ordas de individuos oscuros y con acento raro! Porque como escribió Moralea Solá la Argentina se construyó con imigrantes pero esos venían a trabajar (le faltó y eran rubios).

Néstor Dulce dijo...

Muy buen post
Macri no está solo DUHALDE PIDE MANO DURA EN VILLA SOLDATI:
"El cabezón" intervino en el conflicto entre la policía metropolitana de Macri (que quiere reprimir) y la federal de Aníbal Fernández (que quiere que se llegue a un acuerdo) en el caso de los okupas d ...el parque Iberoamericano.
Su genial idea es que los militares se encarguen de resolver la cuestión. Para mí esto sería como sacar al zorro del cuidado de las gallinas ... para poner a un lobo.
Me interesé en el tema y me pregunté de donde vendría ese apego que Duhalde siente por los uniformados. La respuesta es que sus abuelos fueron un milico y una monja. Desorientado le pregunté a mi padre: "¿Cómo hicieron para tener descendencia si ambos antepadados llevaban puestos los hábitos? ¿Acaso se los tuvieron que sacar?" A lo que mi papá respondió: "No es necesario, Kikito, con sólo subírselos un poquito es suficiente ..."
LEER más en el blog
www.kikitodulce.blogspot.com

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Estimado
Muy interesante tu escrito, en particular con referencia a la otredad. Ahora bien, se me ocurre que el reconocer la otredad, el reconocer la diferencia, si hablamos del ser humano, implica reconocer su existencia como ser, como sujeto.
Y es en este punto donde Macri, con su discurso xenófobo, cosifica: estas personas dejan de ser tales, para convertirse en "los bolivianos que vienen a tomar las tierras y a sacarte el trabajo". En el mismo momento en que él recorta "bolivianos" es para convertirlos en objetos, los cuales se pueden matar, se pueden desalojar, se pueden expulsar.
¿No será acaso el mismo razonamiento que utilizará su esposa con los "empleados" de sus talleres?
Saludos

Malón dijo...

Los hechos de Soldati y en los confines de Lugano, Pompeya y Corrales (mi barrio), son de tan infinita irresponsabilidad, que el remordimiento o la vanagloria por ellos es una insensatez.

Temas de sangre, temas bárbaros, pero si miramos con atención y prudencia, acecha siempre el rencor humano.

Un valiente o alguien que simula serlo; podría no ser fuerte, pero con un arma en la mano se convierte en un relámpago.

En el mejor de los casos, son profesionales del barullo, en el peor ni le cuento.

Tienen una sola virtud, todos estos actos bochornosos son cometidos en buena fe.

Malón